revancha.es.

revancha.es.

Las rivalidades más épicas en la historia del baloncesto

Introducción

El baloncesto es uno de los deportes más populares y emocionantes del mundo. Desde su creación en 1891, ha crecido en popularidad y ha dado lugar a algunos de los momentos más impresionantes en la historia del deporte. Una de las cosas que hace al baloncesto tan emocionante es la rivalidad entre equipos y jugadores. En este artículo, vamos a explorar las rivalidades más épicas en la historia del baloncesto y ver cómo estas rivalidades han moldeado el deporte que amamos.

Lakers vs. Celtics

La rivalidad entre los Lakers de Los Ángeles y los Celtics de Boston es una de las más épicas en la historia del baloncesto. Estos dos equipos han jugado en 12 finales de la NBA y han ganado 33 campeonatos combinados. La rivalidad comenzó en la década de 1960 cuando los Celtics ganaron ocho campeonatos en una década. Los Lakers respondieron en la década de 1980, ganando cinco campeonatos liderados por Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar. La rivalidad ha continuado hasta hoy, con nuevas estrellas como Kobe Bryant y Paul Pierce llevando el relevo.

Enfrentamientos memorables

Uno de los enfrentamientos más memorables entre los dos equipos ocurrió en las finales de la NBA de 1984. Los Lakers, liderados por Magic Johnson, ganaron el primer juego, pero los Celtics respondieron en el segundo juego con una victoria 124-121 en doble tiempo extra. Los dos equipos alternaron victorias hasta el séptimo y decisivo juego en el Jardín de Boston. Los Celtics ganaron el juego y el campeonato con una victoria por 111-102. Larry Bird fue nombrado el jugador más valioso de las finales.

Bulls vs. Pistons

Otra rivalidad épica en la historia del baloncesto es la rivalidad entre los Chicago Bulls y los Detroit Pistons. Esta rivalidad comenzó en la década de 1980 y se intensificó en la década de 1990. Los Pistons ganaron dos campeonatos en la década de 1980, liderados por su defensa agresiva y sus jugadores estrella, Isiah Thomas y Joe Dumars. Los Bulls, liderados por Michael Jordan, ganaron seis campeonatos en la década de 1990, y se considera uno de los equipos más grandes en la historia del deporte.

El juego de mandarina

Uno de los momentos más impactantes en la rivalidad ocurrió durante los playoffs de 1991. Los Pistons eran el equipo dominante en la Conferencia Este desde hacía varios años y habían ganado los dos campeonatos anteriores. En el último juego de las Finales de la Conferencia Este, los Pistons estaban perdiendo por 20 puntos en el tercer cuarto. En ese momento, Thomas y otros cinco jugadores de los Pistons abandonaron el juego antes de que terminara, en un movimiento conocido como "el juego de la mandarina". Los Bulls ganaron el juego y avanzaron a las Finales de la NBA donde ganaron su primer campeonato.

76ers vs. Celtics

La rivalidad entre los 76ers de Filadelfia y los Celtics de Boston es otra de las más épicas en la historia del baloncesto. Los dos equipos han jugado en 10 finales de la NBA, con los Celtics ganando la mayoría de ellas. La rivalidad comenzó en la década de 1960, cuando los Celtics y los 76ers eran los dos mejores equipos de la Conferencia Este. Los 76ers ganaron su primer título de la NBA en 1983, liderados por Moses Malone y Julius Erving. Los Celtics respondieron en 1984, ganando el campeonato con una victoria en siete juegos sobre los Lakers.

La serie de la muerte

Uno de los momentos más memorables de la rivalidad entre los dos equipos ocurrió en las semifinales de la Conferencia Este de 1981. Los 76ers y los Celtics jugaron una serie de siete juegos que se conoció como "la serie de la muerte". En el quinto juego, los 76ers tomaron una ventaja de 3-1 después de que Erving anotara un tiro buzzer-beater para ganar el juego. Sin embargo, los Celtics respondieron ganando los siguientes tres juegos, asegurando su lugar en las finales de la NBA.

Conclusión

El baloncesto ha dado lugar a algunas de las rivalidades más épicas en la historia del deporte. La rivalidad entre los Lakers y los Celtics, los Bulls y los Pistons, y los 76ers y los Celtics han moldeado el deporte que amamos y han proporcionado momentos emocionantes e inolvidables para los aficionados de todo el mundo. Aunque estas rivalidades han sido fuertes en el pasado, han sido superadas por el respeto y la admiración mutua entre los equipos y los jugadores. Estas rivalidades son una parte importante de la historia del baloncesto y continuarán inspirando a futuras generaciones de aficionados y jugadores.